El tiempo sigue corriendo

El tiempo sigue corriendo

veloz y apresurado

y nada, nada, nada,

solo soledad

y el recuerdo de ocasiones

de tal felicidad,

fue tal la embriaguez,

que es su sola memoria

veneno y bálsamo a la vez.

 

Pero nada y caos se funden

en la soledad

que ya la promesa de sueños

y esperanzas

de tiempos de glorias

se vuelve como espejismo

vano sueño

humo que se disipa

sin dejar huella.

 

Y son las notas de un piano

la cadena que me ata a la vida

y los versos ya de nada sirven

si solo son versos

si no se tornan en besos.

Una voz

Si yo no tengo voz,

escribo.

Las palabras se ahogan

en el blanco del papel.

Y miro y observo

y río, considero

mi voz,

la creación de una voz

que cante

penas, sueños e ilusiones.

Una voz

que denuncie

y no calle,

no calle nunca.

Una voz,

mi voz.