Blog

Maurice

Publicada en 1971 tras la muerte de E. M. FORSTER, que no quiso darla a la imprenta en vida por temor al alboroto que podría suscitar, MAURICE se convirtió rápidamente en obra emblemática de una experiencia común a millones de personas. En efecto, la novela, escrita con la sabiduría propia del autor de Pasaje a la India, narra el descubrimiento del amor homosexual de un joven de familia acomodada y su subsiguiente vivencia del mismo. El valor de la novela, sin embargo, no reside sólo en la exploración conmovedora y magistral de un tema tradicionalmente tabú, sino en la decidida y optimista voluntad de Forster de redimirlo de sombras, tormentos y desdichas: “El final felíz era imperativo. Estaba decidido a que por lo menos en una obra de ficción dos hombres se enamorasen y permaneciesen unidos en ese para siempre que la ficción permite; y en este sentido, Maurice y Alec aún vagan por los bosques. La única penalidad que la sociedad les impone es un exilio que alegremente abrazan”

Continúa leyendo Maurice

En tierras nazaríes

Tarde de lluvia en Granada.

Un respiro de arco iris.

La Alhambra, llena de guiris

ni sombra de la soñada.

La fuente, fotografiada,

que alguien la contemple añora.

Con disfraz de reina mora,

la ciudad amortajada.

Solo encuentras de Granada

el agua oculta que llora.

Avelino Oreiro, “Agua oculta que llora”, Unas cuantas décimas y otros poemas febriles. Septentrión, 2018

 

Contemplar, qué palabra más bella, y qué profundidad conlleva. Recuerdo la tarde de la presentación del poemario; hablaba el poeta de la necesidad de contemplar, de cómo pasamos por las ciudades “viendo cosas”, sin pararnos ante su belleza, ante lo que nos dicen o nos pueden hacer sentir. Avelino Oreiro recupera el verso de Antonio Machado, “Granada, agua oculta que llora”, y le da un sentido nuevo, o al menos eso pensaba yo aquella tarde de verano: el agua que llora esperando que alguien repare en ella y escuche su murmullo, como la fuente [imaginándome el Patio de los Leones] deseando que alguien renuncie a fotografiarla con su cámara para hacerlo con su retina, para que llegue su soberbia estampa a su interior y le remueva por dentro, recordándole la necesidad de elevarse a cotas más altas.

Continúa leyendo En tierras nazaríes

El tiempo sigue corriendo

El tiempo sigue corriendo

veloz y apresurado

y nada, nada, nada,

solo soledad

y el recuerdo de ocasiones

de tal felicidad,

fue tal la embriaguez,

que es su sola memoria

veneno y bálsamo a la vez.

 

Pero nada y caos se funden

en la soledad

que ya la promesa de sueños

y esperanzas

de tiempos de glorias

se vuelve como espejismo

vano sueño

humo que se disipa

sin dejar huella.

 

Y son las notas de un piano

la cadena que me ata a la vida

y los versos ya de nada sirven

si solo son versos

si no se tornan en besos.

Silencio y soledad

Ruido, música a todas horas, móviles, redes sociales, noticias, mensajes, información, chistes, vídeos. ¿Y qué se saca de ahí? Confusión, desubicación.

Hay dos tipos de soledad, la voluntaria y la involuntaria. Ambas nos hacen fuertes, pero esta duele y aquella no. Hablo ahora de la soledad buscada. En un mundo que no para, que no descansa, parece que hay que estar en todo: enterarse del último chisme, estar al tanto de la última serie, no perderse un programa de televisión, y seguir hasta el último caprichito de cada influencer. ¿Y para qué? ¿Qué ganamos?, como mucho un

Continúa leyendo Silencio y soledad

Adeu València

Supongo que saber cerrar etapas es un síntoma de madurez. Sí, estoy a un día de volver a mi tierra, Galicia, pero antes de poner rumbo al punto de destino siempre están las interminables despedidas.

Llegué a esta ciudad hace ya dos años, aún recuerdo la primera vez que pisé Valencia, fue un 21 de julio (admito que me acuerdo de la fecha porque es el cumpleaños de mi padre) y el golpe de calor al bajar del AVE y salir de la estación de Joaquín Sorolla fue acojonante: uno de esos días de calor estresante que tanto conocen quienes viven o han vivido en el Mediterráneo.

Continúa leyendo Adeu València

As nosas letras

“Hai xente que fala da vida a través dos conceptos; outros tenden a facelo con imaxes e algúns máis con metáforas. Sempre tiven a tendencia, mesmo nas discusións máis abstractas e volátiles, a entender o mundo baixo a especie do narrado” (Carlos Casares)

O 17 de maio de 1863 saía do prelo Cantares gallegos, de Rosalía de Castro, o primeiro de moitos libros escritos na lingua propia. Poesía, novela, relato curto, teatro e ensaio verían sumándose pouco a pouco para darlle á nosa lingua o estatuto que merece. Moito choveu xa desde o Rexurdimento e a día de hoxe, os nosos escritores

Continúa leyendo As nosas letras

Una voz

Si yo no tengo voz,

escribo.

Las palabras se ahogan

en el blanco del papel.

Y miro y observo

y río, considero

mi voz,

la creación de una voz

que cante

penas, sueños e ilusiones.

Una voz

que denuncie

y no calle,

no calle nunca.

Una voz,

mi voz.

Amistad

Aún estaba medio dormido. El cigarro le quemaba en los labios. Daba sorbos al café, aún caliente, que le devolvía al mundo.

Esa noche no había dormido nada, había estado acompañándolo. Cogida su mano, los recuerdos le volaban por la mente

Continúa leyendo Amistad