El banco de la playa

Sentados a la orilla del mar. Anochece sobre sus cabezas unidas. El sol se baña antes de ocultarse. Naranja, rojo, violeta y rosa… Es un pequeño arenal en un pueblo pesquero. Tras ellos, las casas bajas forman un pequeño semicírculo. Se han sentado en el banco, en la acera, frente al mar. Abajo, en la arena, juegan unos chavales. Hoy es Nochebuena. Uno de ellos, que ya no es ningún niño, les mira y, por dentro, sonríe: bien quisiera estar así.

Él apoya su cabeza en su hombro. Piensa que esta noche le preguntarán y negará, como cada año. Hay cosas que no se deben decir en una comida familiar. Pero ahora se está tan bien… Y él, que presta su hombro, observa el mar y la luz, los tonos del sol. Es feliz así, a su lado.

De pronto, aparta su cuerpo. Su compañero se incorpora, sorprendido. Se miran.

— Te quiero

— …

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s